¿Qué estás agradeciendo hoy?

Hola chic@s!!

Después de haberme tomado unas vacaciones dedicadas al descanso y la conexión conmigo misma para poder crear cosas nuevas, ya estoy de vuelta con más ganas y energía para compartir contigo todas estas reflexiones que habitan en mi cabeza y que con humildad espero que te puedan servir de ayuda .

Como he estado algo retirada de las redes sociales y de la frenética actividad que llevaba, pensé que me vendría muy bien estar todo lo posible en contacto con la naturaleza . Prácticamente he estado más en la montaña y cerca del mar durante estos días que nunca. Y te he de decir que para mi significa poder retomar ese contacto con uno mismo tan enriquecedor y sanador . Ademas, muchas veces podemos comprobar que   esos entornos nos activan nuestro poder creativo.

Aunque  veces podemos perder nuestra paz  debido a todo ese torbellino de actividades que en nuestra rutina diaria nos atrapa y nos provoca esa desconexión con nosotros mismos provocándonos muchas veces esos sentimientos de frustración y ansiedad que nos impiden brillar como lo que de verdad somos, siempre podemos disponer de algún rato libre para buscar esa conexión con la naturaleza.

Durante todo este tiempo una de las cosas que más frecuentemente me ha venido a la cabeza es el poder de la gratitud.  Y de saber apreciar realmente las cosas y las personas que están en nuestras vidas. Me he dado cuenta de que no agradecemos lo bastante y de que muchas veces se nos olvida ser agradecidos con la vida.

Sé que en ocasiones podemos tener un mal día y pensar que esto es un asco, que tenemos muchos obstáculos para superar, que nos enfadamos con alguien allegado y esa persona es muy orgullosa y no da su brazo a torcer, que en el trabajo nos sentimos infravalorados, que discutimos con nuestra pareja, que nuestros hijos no nos hacen caso, etc.. Y esto no nos gusta, provocándonos desmotivación y ganas de tirar la toalla. O de decir: ¡Parad el mundo que yo me bajo!!

Y por eso precisamente, hoy he pensado que es importante recordar que tenemos muchas cosas ahora ya en nuestras vidas, que aunque no les demos importancia , si no las tuvieramos, lo pasaríamos realmente mal, como tantas y tantas personas en el mundo que hoy están viviendo auténticas calamidades en sus vidas y puede que no tengan alternativa para poder construir una vida mejor. Piensa en esto por un momento.

Todo esto te lo digo porque esta mañana cuando me he levantado, una de las primeras imágenes que he visto y que me ha entristecido profundamente ha sido la imagen del niño sirio de 3 años hallado sin vida en la orilla de una  playa. En esos momentos he sentido como mi alma se desgarraba de dolor y tristeza por todos esos niños que junto con sus familias huían de la guerra de Siria y  que encontraron un destino tan cruel y triste en la frontera de Turquía.

Tragedias como esta es lo que te hace pensar que muchas veces, no somos conscientes de lo afortunados que somos y que no tendríamos que quejarnos de nuestros problemas. Es más, la queja deberíamos eliminarla de nuestras vidas.

Yo también tengo mis desafíos en la vida, como todo el mundo, pero te garantizo que viendo esas imágenes, en esos momentos y ahora escribiendo este post, siento que no tengo problemas, que eso que a veces nos puede quitar el sueño no es nada, de repente ha desaparecido todo aquello tan banal que me preocupaba.

Nuestras necesidades las tenemos cubiertas, tenemos practicamente todo lo que decimos necesitar (seguridad, sustento, techo) y aún así cada vez hay más personas que expresan sentimientos de inquietud, malestar, fatiga, estres, inseguridad y frustración.

Pero de lo que no somos conscientes todavía es de que realmente somos afortunados, de que hemos despertado esta mañana en una cama cómoda, de que tenemos para alimentarnos y para alimentar a nuestras familias, de que ahora podemos leer esto en Internet porque disponemos de este medio con facilidad, de que tenemos unos brazos, unas piernas y un cerebro para poder realizar el trabajo que necesitamos para ganarnos la vida, y de muchísimas cosas por las cuales deberíamos dar las gracias por tener en nuestras vidas pero que la mayoría de veces damos por sentado que tienen que estar ahí para nosotros.

Es nuestra responsabilidad tomar conciencia de lo que tenemos y de hacer lo mejor que podamos con todas esas cosas que disponemos y que otros no tienen la suerte de disfrutar.

Sé que no suelo escribir este tipo de post, mencionando algo tan triste e impactante como la tragedia de Siria, pero hoy algo me ha tocado en lo más profundo de mi corazón y me han dado ganas de escribir esto para ayudarte a recordar, simplemente a recordar que tú como yo somos seres afortunados  y te animo a que ahora en estos momentos pienses en todas aquellas cosas y personas que tienes en tu vida y te hacen feliz   y son regalos por los cuales deberías estar agradecid@ desde lo más profundo de tu  corazón.

 

Hasta pronto amig@s!!

 

 

 

Paqui Salazar
Coach de belleza y Autoimagen
Te ayudo a construir una sana y positiva Autoimagen para que proyectes la imagen más poderosa y atractiva posible a los demás, desde la autenticidad y sin dejar de ser quien eres.
Tú puedes conseguir mejorar la calidad de tu vida y de tus relaciones personales porque el secreto de la felicidad reside en crearla.
Paqui Salazar on FacebookPaqui Salazar on Instagram
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*