¿Te adaptas al cambio?

Hola chic@s.

Hoy quiero hablaros de la capacidad y a la vez necesidad de adaptación a los cambios que tenemos en  nuestro día a día.

Para crecer como personas y ser más felices hemos de abrazar y aprovechar los cambios de rumbo, a veces bruscos, que surgen en nuestra vida. Temerlos es contraproducente y paralizante. Evitarlos, es imposible. En general cualquier cambio produce incertidumbre porque implica una modificación en las circunstancias de nuestro entorno a las que estamos acostumbrados. Y la incertidumbre genera cierto temor, al menos al principio, hasta que volvemos a conocer y a tener control sobre la nueva situación.

Lo que conocemos nos tranquiliza (ya que sabemos cómo debemos actuar), pero lo que se desconoce, inicialmente, resulta amenazante porque puede ser potencialmente negativo, al menos hasta que se demuestre lo contrario. Todo cambio nos genera cierto miedo o activación porque nos obliga a adaptarnos a las nuevas condiciones del entorno. Ese temor puede aumentar si, además, el cambio se vislumbra negativo, pues habrá que prepararse para seguir adelante en circunstancias peores a las precedentes, lo cual supone un coste adicional para la persona: emocional, físico, en calidad de vida, bienestar y seguridad.

Algunos de estos cambios ocurren en nuestras vidas sin que podamos hacer nada al respecto, como por ejemplo el fallecimiento de un ser querido. Son cambios que la vida impone y no hay más remedio que aceptarlos, aunque lleva su tiempo, pero se logra. Otros cambios pueden venir en forma de un nuevo puesto de trabajo, donde al principio podemos sentirnos insegur@s ante todas las novedades y en poco tiempo nos damos cuenta que lo estamos realizando perfectamente.

Muchos cambios los aceptamos sin más, aunque algunos cuestan más que otros y en su mayoría no fueron cambios que decidimos nosotr@s, por ejemplo: un amigo se va de la ciudad por un empleo, un despido en el trabajo….

 

En el día a día hay cambios que no les damos mucha importancia, pero si miramos unos años atrás nos damos cuenta de lo diferente que es nuestra vida. Hoy en día la manera de comunicarnos ha cambiado por completo, redes sociales, mensajería instantánea(whatsapp), videollamadas, comprar algo en cualquier parte del mundo….hace unos años ni lo podíamos imaginar.

En cambio, hay otro tipo de cambios que como he mencionado antes, nos crean temor, dudas, incluso inseguridades que nos llevan a quedarnos donde estamos, a no abandonar nuestra zona de confort, con lo cual esta no crece. Y ¿porque digo que no crece? Por que la zona de confort crece cuando realizamos cambios que nos asustan, no se trata de salir de la zona y aventurarse a lo desconocido, se trata de salir y agregar nuevas experiencias, emprender nuevos retos y con el tiempo incluirlos en nuestra zona, y por lo tanto esta crecerá. ¿ O acaso no fueron duras las primeras veces que conducías un coche? Y ahora posiblemente forma parte de tu día a día y no le das la mayor importancia.

Estamos viviendo una época de cambios constantes, las nuevas tecnologías e Internet, transforman nuestras vidas y en muchos casos recibimos esos cambios con los brazos abiertos, pero mucha gente no es consciente de que también vienen cambios a nivel laboral que no son tan buenos a menos que te adaptes a ellos. No voy a hablaros de este tema ahora, ya lo hice en otro post hace unas semanas (aquí), pero creo que es muy importante saber adaptarse a todas las nuevas oportunidades que Internet ofrece ya que al igual que muchos de los casos que os he comentado, al principio asustan, pero luego pasan a ser parte de nuestras vidas.

La diferencia es que los cambios que podemos decidir por nosotr@s mismos son los más difíciles, ya que en ocasiones nos crearán incertidumbre o temores. 

Yo misma pasé por una etapa en la cuál no me daba mucha seguridad realizar ningún pago en Internet y a día de hoy no solo hago la  mayoría de los pagos por aquí, sino que mis negocios y proyectos están en la red. Mi vida ha cambiado por completo, no tengo horarios fijos, puedo estar donde quiera, lo único indispensable es una conexión a Internet. Me adapté al cambio y cada día lo disfruto más.

Así que te animo a que hagas ese cambio en tu vida que tienes pendiente, que no le tengas temor y verás como en menos tiempo de lo que crees, formará parte de tu día a día.

Espero que este post te haya gustado y te ayude a realizar ese cambio.

Un saludo.

 

Paqui Salazar
Coach de belleza y Autoimagen
Te ayudo a construir una sana y positiva Autoimagen para que proyectes la imagen más poderosa y atractiva posible a los demás, desde la autenticidad y sin dejar de ser quien eres.
Tú puedes conseguir mejorar la calidad de tu vida y de tus relaciones personales porque el secreto de la felicidad reside en crearla.
Paqui Salazar on FacebookPaqui Salazar on Instagram
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*